Es un procedimiento que consiste en la colocación de un tornillo de Titanio para sustituir las piezas dentales ausentes.

Por medio del implante de Titanio en el hueso, el paciente puede evitar la utilización de los procedimientos tradicionales de sustitución dental (prótesis removibles o fijas), los cuales conllevan algunos factores como el desgaste de piezas dentales sanas, y el no lograr la mejor de las estéticas. A través de los implantes dentales, el paciente obtiene un tratamiento con mayor estética, función y estabilidad.